jueves, 3 de enero de 2008

Voz de ángel

Escucho el Casta diva de Bartoli, y no puedo menos que levantarme a buscar el de Caballé. Escuchándola me acuerdo de que hace unos años, en no sé bien qué programa donde hacían entrevistas paralelas, hicieron lo propio con Doña Monserrat y con el Sevilla, el líder de los Mojinos Escozíos. De aquella corta entrevista se me quedó una sola pregunta: pidieron a ambos que expresaran algo que para ellos fuera muy importante en la vida. La soprano, asistida por su enorme personalidad y el contraste con su voz dulce y pausada, contestó: la fe. Inmediatamente, en otra pantalla, le hicieron la misma pregunta al bueno del Sevilla, y éste contestó alegremente: la leche condensada. No necesito decir que en cuestiones musicales no hay color, y que aunque a mí los Mojinos me diviertan bastante, y dentro de lo simple no me parezcan de los más malos, las obras en las que se mueve la catalana están a años luz de las sencillas construcciones de los Mojinos. Y tampoco necesito decir que entre el gusto y la personalidad de Doña Monserrat y el gusto y la personalidad del Sevilla tampoco encuentro color: muchísimo más interesante el paisano, por supuesto. Y es lo que tiene esto de la interpretación, que Dios te da una voz de ángel pero un ánimo corto y poco sugestivo, y por eso ni cantar ni tocar como los ángeles te garantiza un alma emocionante. No ves, lo de los compositores ya es otro cantar…

Pd.- Investigo, sin salir de mi asombro, las causas que pudieron llevar a los críticos musicales de El País a publicar una tremebunda lista de los diez mejores discos del año, con el apropiadísimo título de Fuera de sus casillas. Este mundo parece haberse vuelto definitivamente idiota…

40 comentarios:

T dijo...

Sir, acabas de mentarme a la Intocable, a la voz más bonita que ha dado el Siglo XX. No la más importante ni la mejor, no, la más bonita.

La Caballé tiene el privilegio de emocionar con una voz única, de un color único y con un fiatto único.

Soy caballetera confesa y contumaz, para mí, esa voz es sagrada.

Sir John More dijo...

Diría que casi comparto tu devoción, T, porque aunque me gusten a veces voces menos perfectas (Gheorghiu o Tebaldi), la Caballé tiene momentos (y muchos) en los que lo de la voz de ángel deja de ser una metáfora. Pero, y aquí insisto en mis palabras, es su voz la que es de ángel. Como persona, y así, con lo que se puede ver, no deja de parecerme una mujer aburrida y demasiado conservadora. La creación exige mucha más implicación que la interpretación, tal vez más verdad. A Caballé puedo escucharla (y morirme por la delicia) como Violeta o como Mimí, pero verla me cuesta un trabajo tremendo, y no hablo, por supuesto, de pesos ni de medidas, sino de algo más interior. También soy caballetero... O caballista. :-)

T dijo...

Yo he tenido oportunidad de hablar con ella y tiene un sentido del humor muy peculiar pero no me parece simple y conservadora, desde luego lo es, pero eso no es un demérito.

¿Te gusta la Gheorghiu? A mi me parece un petardo y un bluff. Tebaldi, en el repertorio verista, tiene un pase pero claro, al lado de Callas no llega ni a vicetiple. Callas si ha sido la más grande aunque su voz no sea, ni de lejos, la más bonita.

Y en cuanto a Bartoli, It y yo tenemos unos conocidos que se dedicaron a seguirla por medio mundo y hasta le regalaron abanicos y castañuelas. Y mira, si con alguna no puedo, es con Bartoli.

Pero te confieso una cosa: yo, sobre todo profeso la fe de Bayreuth.

Ruth dijo...

Me ha encantado la comparación que has hecho. No soy fan de ninguno de los dos, pero me ha hecho mucha gracia cómo has sacado las diferencias entre ambos -haciéndote dudar de a quién prefieres-.
Un abrazo.

Luna dijo...

Tus paisanos no me gustan...
A mi gustan todos depende del momento, la Caballé me gusta, aunque mi favorita es la Callas, no lo puedo evitar.
Montse me parece una mujer agradable y parece divertida.

Saludos

ANA DE LA ROBLA dijo...

Con la Caballé ocurre lo que con el verso: fuese y no hubo nada. Hoy por hoy es una ruina -el concierto de los montserrates fue para apedrearla directamente, o dilapidarla, que dijo un glorioso colega universitario en congreso sin par-. Y el alma... bueno, la tiene para amarrar bien las cosas del mundillo, que no se le escapa ná, como bien saben los enterados del asunto operístico; el mero hecho de intentar colarnos a su vástaga ya es de juzgado de guardia.
La Bartoli es preciosa, pero en según qué repertorio. Tampoco es comparable a la Caballé ni a ninguna soprano: es mezzo, y sus registros, que son apabullantes, lo son como mezzo. Pero tiene una técnica impecable. Si te escuchas el Opera Proibita la apreciarás en plena forma.
Beso.

T dijo...

No quiero entrar en polémicas estériles con otra invitada a tu casa, Sir, pero si hacer algunas aclaraciones.

Eso de que Caballé fuese y no hubo nada no es cierto, Caballé tendrá ya tiene un lugar privilegiado en la historia de la ópera, otras todavía se lo tienen que ganar. No se puede juzgar a un cantante por sus años de declive porque si así fuese, del juicio negativo no se libra ni Callas.

Bartoli es una mezzo como tantas que ha encontrado un filón en prepararse un recital y vivir de él, y de los discos, varios años, pero las cantantes de ópera, si lo son, se juzgan en el escenario y con un repertorio, digamos que un poquito más grande que el de Bartoli. A mí, los discos, no me dicen nada de una cantante. A una cantante hay que verla en los escenarios de ópera y no en recitales a medida. Mezzos mejores que Bartoli, a lo largo de la historia puedo citar a tres docenas, por lo menos.

Yo la he visto cantar tres óperas en toda su ya larga carrera, a los recitales no voy porque su histrionismo me pone de los nervios. Y sí, el disco con las arias 'proibitas' es muy bonito.

ANA DE LA ROBLA dijo...

Estimada t: En efecto, entrar en polémicas en blog ajeno no sólo es estéril sino inapropiado. En este tipo de foros lo que procede es respetar la opinión de los demás, por mucho que nos parezca peor que la nuestra. En una entrada no lejana en una de mis bitácoras hablé acerca de Callas, y Sir John manifestó que él no le encontraba el “qué” a la griega, algo que respeto por dos motivos: uno, porque Sir es grandísimo amigo; dos, porque la opinión debe ser absolutamente abierta y libre en un blog. De eso se trata.

De la Bartoli he hablado porque se cita expresamente en el texto de Sir. No creo en ningún caso haber dicho que sea la mejor mezzo de la historia. Tampoco creo que sea fácil encontrar a tres docenas mejores que ella, a pesar de que mi discoteca de clásica es importante. Me limité a señalar que comparar una mezzo con una soprano es como comparar la velocidad con el tocino. Por lo demás, cada cantante es distinto y mide sus armas en territorios y repertorios diferentes. La Bartoli tiene una voz pequeña –yo también la he visto en directo, no sólo usted– pero tiene una magnífica técnica; creo que hace bien en controlar su repertorio para no echar a perder su instrumento. Todo cantante brilla en papeles determinados, y eso no constituye un demérito, sino un buen conocimiento de las propias posibilidades. Aunque ya entiendo que monstruos que canten La Bohème y que al tiempo sean capaces de desgañitarse con Freddy Mercury o con pastelosas canciones de Mecano no abundan, y eso debe reconocerse… :-) Lo que está claro es que ningún melómano auténtico citaría a Caballé entre las, por decir algo, diez mejores sopranos internacionales. Eso sin contar con que, si hay que apreciar a los cantantes, como usted dice, en el escenario operístico, el talento dramático de Caballé es bastante escaso, a diferencia del de la Callas, que es la reina (de ahí su excelsitud, a pesar de que su voz no se encuentre ciertamente entre las más bellas).

Un saludo.

Sir John More dijo...

Bueno, tenéis todo el permiso del mundo para entrar en este pobre cuaderno en una discusión (incluso en una polémica) en la que seguramente todos podremos aprender mucho de ambas. Además, mi cuaderno se sentirá muy honrado de seguir oyendo a dos personas como vosotras, que, más allá de que tengáis más o menos razón, demostráis que habéis disfrutado muchísimo con la música.

Yo aportaría dos o tres opiniones, eso sí, no demasiado oídas, puesto que soy sólo un aficionado a esto del bel canto. Primero, que a mí Caballé me ha puesto los pelos de punta muchas veces, y sólo en alguna ocasión para mal, cuando la vi tonteando con el señor Mercury (cuyas producciones no son para nada de mi gusto), o cuando se rebajó a relacionarse con la gente de Mecano, que han hecho música como yo condensadores de poliéster. Pero debo reconocer que su voz me parece impresionante, y que sin contar con sus capacidades teatrales, que no he frecuentado, yo sí las pondría entre las mejores que conozco.

Lo segundo que quería decir es algo que ya dije: no me acaba de llegar Callas, pero también reconozco que algunas palabras de Ana y un vídeo que pude ver en su blog sembraron la duda en mí sobre si no estaría rechazando a esta mujer por algunas malas experiencias iniciales, y si no estaría perdiéndome delicias de esas que hacen la vida habitable. No obstante, tengo en casa suficientes grabaciones como para demostrar que Callas, como Curro Romero, tuvo más de una mala tarde. Ahondando en una polémica que parece ya bastante vieja, lo que dice T sobre Tebaldi lo pienso igual pero al revés. Para mí no hay color entre una y otra, y desde que las escuché la primera vez sólo pude explicarme la fama de una y la oscuridad de la otra en que una era guapa y de vida distraída, y la otra era fea y de vida poco publicable. No sólo imagino, sé que la cosa no es tan simple, y como digo, trato de oír a Callas con más tranquilidad desde hace algún tiempo.

Lo tercero: La Gheorgiu es una petarda... Pues claro, y por eso me encanta. Puestos a valorar cuerpecitos, entre Callas y la Gheorgiu, al menos a mi modesto pero encendido entender, tampoco hay dudas: la rumana (¡y encima rumana!) es un verdadero bombón y Callas bueno, pse, tampoco era la cosa para tirar cohetes, aunque si nos ponemos así la Netrebko es la que está más chachi, y cantar pues canta lo justito. En cuanto al arte, que es lo que más interesa, claro, la Traviata de Solti y Gheorgiu (bueno, y Lopardo y Nucci) es, al menos para este aficionado, algo irrepetible. Luego he oído algunas cosas más de esta mujer, y ya no me pareció tan grande, y puesta al lado de la Caballé pues se queda así como un poco cortita.

Y por último: Luna, entiendo que mis paisanos no te gusten. Por supuesto, andan muy alejados de esto que hablamos, pero como digo, para un rato divertido, con un grupo que hace rock sencillito pero decente, y con un humor de mil pares de narices, estos tiparracos son de lo más graciosos. Y digo que te entiendo porque la primera vez que fueron a ponérmelos mis palabras fueron: uf, ¿eso me vas a poner? Mi idea de ellos era muy otra. Son mucho más inteligentes (no listos, sino inteligentes) de lo que parece, pero ya digo, para pasar el rato.

Besos a todas, y gracias por dejar vuestras cosas aquí, junto a mi chimenea.

T dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
T dijo...

Gracias por el permiso para polemizar, Sir, me lo voy a tomar y no diré nada más.

Sra. de la Robla, yo soy melómana y fanática de la ópera, además de tener estudios reglados sobre música en conservatorios y universidades. Como yo, hay muchísimas personas que consideran a la Caballé una de las más grandes. Sólo tiene que meter su nombre en Google para comprobarlo.

Me he pasado años rodando por los teatros y festivales de medio mundo para ver ópera y lo cierto es que a Bartoli es muy dificil pillarla cantando ópera en un teatro porque lo hace muy pocas veces, ya le digo que sólo lo he conseguido tres veces, la última en Salzburgo, hace ya seis o siete años, cantando La Cenerentola.

Si recuerdo como un momento memorable un divertidísimo recital en Martigny con Thibaudet en el que no se sabía muy bien quien era más diva, si ella o el pianista.

Sin embargo, la ópera es un mundo pasional que necesita de filias y fobias asi que no voy a discutir. Para mí, desde luego, la más grande ha sido Callas, en eso suele haber pocas discusiones y si tengo que elegir una Isolde, mi verdadera pasión es Wagner, me quedo con la Nilsson.

En realidad soy una antigua y una nostálgica que piensa que la ópera, como tantas otras cosas, ya no es lo que era. Y mis cantantes favoritos, ellos y ellas, ya están todos retirados o muertos.

Anónimo dijo...

Ay, pues por decir algo en relación con todo esto, a mí me gusta mucho la Callas, es completamente distinta mi gusto musical en general pero supongo que no puedes escapar y "cortar" así con algo que escuchas desde que naciste.
:)
Por cierto, Sir, ¡feliz año!, espero que ya lo estés teniendo.
Y con relacióna lo que escribiste en mi blog... qué razón... y qué verdaderas tus palabras, además ahora es él el cobarde y me he dado cuenta de que eso de que quien no te busca no te merece es verdaderamente cierto.
(:
¡Gracias una vez más!
¡Y besos!

Amapolas amarillas dijo...

Era yo ese anónimo, claro, siempre se me escapan las manos y tecleo asombrosamente rápido.

ANA DE LA ROBLA dijo...

Vaya, veo que mi último comentario no ha salido... y me da enorme pereza volver a reincidir.
Paz y gloria.

ANA DE LA ROBLA dijo...

Eso sí, no me resisto a decir que lo del Sr. Google me ha llegado al alma.

Luna dijo...

Pues me parece una falta de respeto hacia la señora Caballé, algo muy normal en nuestro amado país.
La edad nos puede llevar a veces a hacer alguna tontería como lo de la hija, pero dudar de su voz y su arte y de intentar incluso hacer algo diferente como lo de Mecano que fue de alguna forma una manera de acercar a muchos a la ópera, no me parece bien, volvemos a lo de siempre, el producto interior es una birria y lo de fuera una maravilla... nunca cambiaremos.

Saludos

ANA DE LA ROBLA dijo...

Lo español, por el mero hecho de serlo, no es bueno ni malo a priori. O al menos yo así lo entiendo. Xenofilia y patrioterismo son dos ramas del mismo árbol: el del sinsentido común.

Luna dijo...

Tienes toda la razón, ana, mi sentido no es común, el que te hayas dado cuenta es algo que me agrada.

Saludos y buenos reyes Magos para todos.
Voy a escuchar a Peret, que también tiene su encanto.

Sir John More dijo...

Sí, Amapola, la rapidez a veces nos traiciona, y no siempre de una forma tan poco importante... Se te conocía en el mensaje anónimo. Me alegro mucho de que estés en ese momento en el que el amor no nos ciega tanto como para darnos a alguien que no nos quiere. El año comenzó justo como acabó el otro, pero confío en que, como el otro, tenga instantes lindos. Un beso y mis mejores deseos.

Y antes de entrar en la materia musical, una nota para Ana. Descubrí una vez la razón de que algunos mensajes se me perdieran para siempre en el vacío electrónico de Internet, y ocurría por dos razones: una porque escribía algún código erróneo para cursivas o negritas, y otra porque no escribía bien el código de verificación que algunos exigís en vuestros blogs, y en ambos casos, con las prisas, no me daba cuenta de que, al enviar el mensaje, la ventana que aparecía a continuación no era la de confirmación de envío, sino una que me advertía de uno de los dos errores. Entonces cerraba la ventana de advertencia, convencido de que había enviado el mensaje, y el mensaje se había perdido sin más solución que volverlo a escribir (¡y qué pereza!). No sé, tal vez ese pudo ser tu caso...

Y entrando en materia, bueno, disentiré cariñosamente de mi amiga Luna, porque no creo que decir que Caballé ha hecho varias barbaridades sea una falta de respeto, si entendemos respeto no como veneración sino como consideración, y considerar una cosa es menos perdonar sus errores y más llamar la atención hacia ellos para que la cosa mejore. Quiero decir que, reiterando mi admiración por una de las, para mí, mejores sopranos de la actualidad, con la que, ya digo, he disfrutado de un modo extremo, sin embargo debo recalcar que la colaboración con una gente anodina y superficial como son los componentes de Mecano no deja de ser un error mayúsculo, al que, faltaría más, tiene todo el derecho nuestra amiga Montserrat. Con él, lejos de conseguir que la gente escuchara más ópera, volvió a dejar claro que hay grandes intérpretes (no sólo españoles) de música maravillosa que, como oyentes, parecen no distinguir demasiado entre la música maravillosa y la pseudomúsica del chimpón pirulero. Por supuesto, podríamos entrar en una discusión sobre la calidad de Mecano, e incluso de Freddy Mercury (para nada semejante a Mecano, claro, pero en mi opinión nada interesante comparado con sus compadres rockeros contemporáneos), pero en esa discusión casi ni entraría, fíjate, porque siempre termino triste. En música es muy fácil hacer algo diferente sin mezclarte con gente como las de Mecano, pero claro, seguramente no daría tanto nombre ni tanto dinero. Te pondré tres ejemplos rápidos que ilustren mis palabras: Robert Plant estuvo en uno de los mejores grupos de la historia del Rock, Led Zeppelín, y cantó muchos momentos que nunca se olvidarán mientras esta civilización persista, pero ahora quiere cambiar de registro y se une con Doña Alison Krauss, y aunque hablan de un dueto genial, el disco que sacan es una soberana porquería, y Robert Plant, si no lo hizo por dinero, la verdad es que hubiera hecho mejor quedándose en casita y con la boquita cerrada. Por el contrario, Ginger Baker, después de integrar otra de las mejores bandas de rock de la historia (Cream), se montó su grupo de jazz, e hizo una música original e igualmente deliciosa; o qué decir del bueno de Zappa, que fabricó varios discos de clásica que están muy valorados precisamente en el mundo de la música clásica, aunque este buen hombre ya mezclaba jazz, rock, pop, blues, clásica y otros muchos estilos en su música divertida e incomparable. En fin, que no me enrollo más. ¡Ah!, sólo una cosa más: lo español… Bueno, en España llevamos muchos años, tal vez siglos, con el paso ligeramente cambiado, pero si hay algunos casos en los que vendemos poco y mal lo grande que tenemos, hay muchísimos más en los que vendemos mucho y demasiado concienzudamente la basura pseudoartística con la que tratan de alimentarnos la SGAE y sus compinches. Y en música recordad cuáles son nuestras principales exportaciones… Besos.

ANA DE LA ROBLA dijo...

Mil gracias por tus apreciaciones, querido Sir, porque en ningún momento pretendí molestar a nadie, sino solamente disentir, lo que en algunos casos se toma por parte de algunas personas como signo inequívoco de ofensa.
Me temo que de aquí en adelante restringiré la expresión de mis opiniones en materia de música o literatura, ya que parece que no son bien interpretadas. Me molesta profundamente ser tomada, entre otras cosas, por ignorante o antiespañola cuando no soy ni una cosa ni la otra. Tengo derecho a que la Caballé no me parezca la mejor soprano de la historia, a pesar de lo que digan excelsas autoridades como San Google o San Pedro. Y no quiero extenderme más al respecto porque no es el lugar adecuado. Simplemente me gustaría manifestar que si ejerzo habitualmente crítica de música y literatura será por algo, y si tengo una decena de libros publicados en relación con tales materias será por algo. Lo cual no me concede inmediatamente la razón, por supuesto: soy mucho más tolerante que todo eso. Pero sí me otorga un cierto criterio. Y ya que me tilden de envidiosa antihispánica me parece el colmo de los colmos. Con lo que... no te molestes, querido Sir, si a partir de ahora te leo en silencio o dejándote comentarios ocasionales. No dejaré de frecuentarte, sólo de expresarme.
Un beso de Reyes.

Sir John More dijo...

Querida Ana, aunque bien sabes que no sólo respetaré tu silencio, sino que considero éste como una de las virtudes que rompemos con exagerada facilidad, no dejará de entristecerme mucho la ausencia de tus palabras en este cuaderno. Con la edad voy siendo menos propenso a discutir, no por tolerancia, porque creo que siempre he sido muy tolerante con las opiniones ajenas (rebatiéndolas si fuese el caso, pero nunca combatiéndolas), sino por pereza para entrar en las propias discusiones. Y mucho menos cuando aparece esa virtud, que a veces pasa por defecto, que es la vehemencia. Creo que todas las tertulianas os habéis mostrado muy vehementes, y creo que ninguno de vuestros comentarios pretendía en principio herir a nadie. La vehemencia, en este caso (como en casi todos), demuestra a mi parecer el alma que ponéis en ese gusto divino por la música, y conociendo un poquito a todas, creo que se podría mantener una discusión vehemente de la que todos los que somos meros recién llegados al mundo del canto podríamos aprender mucho. Ahora, eso sí, puestos a tener guerra me pongo a hablar de Callas (único punto de acuerdo en la discusión) y os reúno enfrente mía, aunque sólo sea por rememorar viejos tiempos de porfiado luchador impenitente… :-) Besos a todas, y ojalá pueda seguir aprendiendo con (y disintiendo de) vosotras, en vuestras casas y en la mía.

Alias Luna dijo...

Ana, por favor, en ningún momento me he sentido ofendida, lo prometo.
De verdad que mi sentido no es común pues no me enfado nunca, al contrario me divierte las discusiones amigables que se fomentan entre los blogers, te leo y me interesa lo que escribes..las fotos del inicio del blog da para muchas bromas y comentarios jocosos, es solamente eso.
Un saludo cordial y muchos regalos de los Magos.

T dijo...

Caballé ha cometido muchos errores en su vida, el primero tener a su hermano de representante, pero de eso a negarle el pan y la sal media un trecho y no porque sea española, por mí podría ser de Bosnia que me daría igual porque el arte no tiene nacionalidad.

Si lo de Mecano fue un error lo de Mercury fue un gesto doble de generosidad: a la candidatura olímpica de Barcelona y a Fredy Mercury, caballetero confeso que la adoraba desde que era corista del coro de la Royal Opera House Covent Garden (él, no ella)y que quería cantar con ella.

En Google, lo único que ocurre si metes su nombre, es que aparece citada muy favorablemente en las páginas web de ópera más importantes del mundo pero Google, gracias a Dios, no opina.

Yo, que también he hecho crítica de ópera muchos años, tengo como todo el mundo mis intocables. Caballé y Kraus son dos de ellos.

Gracias por tu inmensa generosidad y benevolencia, Sir. Y que te traigan muchas cosas los Reyes Magos.

amart dijo...

Enriquecedora, la polémica, sin duda, pero no voy a entrar.
Manifestaré todo mi respeto y admiración por la Caballé (sería necio no hacerlo), una de las mejores voces de todos los tiempos. Por lo demás, me da lo mismo si tiene o no sentido del humor o si le gusta más la carne que el pescado. Cuando la cualidad de una persona es única, se me suele olvidar esta, eclipsada por aquélla.
En cuanto al Sevilla y su grupo, no podría argumentar por qué, pero me divierten una barbaridad, quizá por ese modo de ponerse el mundo por montera. El título de su último disco, aludiendo al de Bosé, "Papito", es "Pa pito, el mío", y me parece un magnífico alarde de humor e ingenio. Iba conduciendo cuando lo oí en la radio, y me descojoné escandalosamente durante un par de kilómetros.
Abrazos, Sir.

it dijo...

¡JOÉEEEEEE....... LO QUE ME HE PERDIDO!!

¿Qué se podría hacer para que Ana de Robla reconsidere su erronea decisión de quedarse callada??
¡HAGO LO QUE SEA, con tal de que siga opinando! LO QUE SEA.

Por favor, Anita, ¡no te calles! ha sido un placer, inesperado, leer este intercambio de opiniones tan apasionado.

¿No os dais cuenta de que hay pasión, viva y pura, en aquellos que disfrutamos de la música?

A T. la conozco desde hace muchos años..... y hemos discutido (¿¿quién no ha discutido con T.??) sobre casi todo. Sabe mucho. Y es de lo más gratificante contra-argumentarle hasta hacerle claudicar (juas, juas). Yo detesto a Kraus, por ejemplo. Odio su voz metálica. Haleeeeeeee.......hop!

¿Y?

Aquí, quién más o quien menos es catedrático de cualquier cosa. Es un gusto, la verdad -porque no se nada mejor que entre pirañescas erudiciones-. Pero todo el peso de nuestros conocimientos nos nos harán cambiar lo subjetivo de nuestro gusto.

¿Mi cantante preferida -caiga quien caiga- Sutherland, por supuesto (con sus excesos, sus locuras, sus increibles veleidades y retorcimientos de partituras).

Anaaaaaaaaaaaaaaa....... andaaaaaaaaaaaaaa..... porfiiiii....... da un poco de caña al personal. Es una maravilla. ¿No ves que haces que unos y otros se esfuercen y saquen todos los colorines de sus plumas?
Y a mí -que soy una goista- me encantan los bailes de los pavos reales.

Sire: ¡A ver qué haces para que esto no se desparrame..... QUE LA CULPA ES TUYA -como siempre-!

Y que yo entro aquí a desembrutecerme un poco.... y si se acaban las clases magistrales.... pos a ver, jopé!

¡y coño! (que hubiera dicho Cela)

it ;-))

ANA DE LA ROBLA dijo...

Joeeeeer, está bien. No soy terca, y menos ante las palabras. Gracias por vuestro buen humor, sobre todo a Luna y a It. Me volveré a pasar para dar leña :-))) (por cierto, yo también salgo mucho en Google, por ello dudo que eso sea favorable :-D).
Y sí, es verdad, ¡¡creo que la culpa de todo la tiene Sir!!
Felices Reyes para toda la caterva bloguera.

leo dijo...

Jajajajaja. Yo me uno a It (¡Genial intervención!). Me ha parecido una discusión magnífica (llevo desde ayer enganchá): en lo que a mí se refiere, habéis logrado que me interese por escuchar más ópera y formar mi propio criterio (confieso que soy una ignorante en esta materia).
Estos intercambios son estimulantes: da gusto leeros. Incluso por el uso de la ironía ;))
Sir: la vehemencia te persigue.
Besos y aplausos para todos y felices Reyes (y feliz roscón).

it dijo...

y.... a todas éstas.... ¿¿Os ha llegado ya el ROSCÓN, que me han dicho que manda el Sire, cuando llevas más de 25 comentarios en su blog???


JUASSSSSSSSS, JUASSSSSSS

¡a mis brazos, Anita-la-grande! (bien hecho)

....y ahora a esperar que venga T., voy tomando asiento en primera fila y sacando una bolsa de pipas (vicio inconfesable, con el del pegamento Pelíkano, ejemmm).

Aprovecharé para decir, ahora que todavía estamos con las celebraciones que:
1.-Me encantan los petardos.
2.-Recibí clases magistrales de Miss Montse.
3.-Estoy MUY contenta de haber encontrado este blog y esta reunión de buenas cabezas.
4.-Solo falta la araña, que pegaría aquí, como el cromo que falta en el album de cromos.
5.-Y pensar que me he pasado media vida abominando del SUR!! Qué cruz (gamada)!

Hale, que me voy pa mis perturbaciones... que vanse Uds. a quedarse espantáos... con lo que me han contado sobre las felaciones y los adolescentes.
Así: tal cual lo he escrito: FELACIONES.
¡A los 14! Por San Odón (Elorza), que eso sí que me abre las carnes!!!
Ufffffffffffffff


it ;-))

T dijo...

Van a pensar que nos avisamos por teléfono, dearest, pero aquí me tiene.

Por decir lo de Kraus se va usted a condenar, y su viejo amigo Hags, y yo misma, la vamos a acompañar hasta la mismísima puerta del infierno. ;-)

Echaba de menos una buena polémica, usted lo sabe bien. O tempos, o mores! Y estaría fatal que la Sra. de la Robla se retirase porque ya sabe usted que lo divertido es polemizar con personas inteligentes.

Por cierto, tenga cuidado con sus vecinas, que están un poco histéricas, según he leído esta mañana. Y vaya abriendo su agenda que tenemos pendiente la celebración de un holocausto.

T dijo...

Ahora que me acuerdo ¿Usted no era devotísima hija de La Traviata de la Scotto?

Me voy a limpiar los zapatos para que los Reyes Magos sean buenos, que yo he sido buenísima.

Gracias por este blog, Sir.

it dijo...

(también)
(¡bocazas!)

XXpppp

ANA DE LA ROBLA dijo...

A lo del roscón me apunto YA, it. En eso seguro que no polemizamos :-)
Tampoco en lo de la araña, que es buena buenísima a pesar de su fama infame de tejedora pérfida. Pena que haya colgado el "closed" en la tela.
Me imagino al Sir repantingado ahora y divirtiéndose de lo lindo, que le estamos inflando las entradas del blog, y de paso el ego. Deberíamos convertir esto en un cachondeo, como me hizo él a mí en mi entrada sobre John Cage, consiguiendo que todos los blogueros acabaran hablando de fútbol, el jodío.
Cruces gamadas, holocaustos... y yo que pensé que sólo a mí me gustaban esas cosas. O tempoRA o mores... (no es por meter el dedo en el ojo, que conste).
Me parece que si seguimos así los reyes se las piran...
Besos a tutti (pavarotti).

ANA DE LA ROBLA dijo...

Y por cierto... a mí me gustaría saber la lista de los 10 principales de este año para el Sir.

Sir John More dijo...

¡Snif! Y encima yo la culpa...

Sir John More dijo...

Bueno, hago de tripas colester... Digo, hago de tripas estern... Espera, ¿cómo era eso de...? Bueno, que me arrecojo la cola del vestío y me arremango las mangas y contesto a algunas alusiones:

1. A la It (menuda intervención, eso hay que reconocerlo, y ¡en mi blog!) la mato, eso que quede por escrito para cuando llegue la Interpol y digan que a ver quien la asesinó y la dejó luego en un remotó rincón de la Polinesia...

2. No sé si habrá bastante para tutti con el roscón que he comprado en el Supermercado MAS, así porque me cogía de camino entre cabalgata y cabalgata. Eso sí, no comerme mucho rosco que mañana viene toda mi familia extensa y debe alcanzar para todos... Unos veinte centímetros de diámetro el roscón, ¿por qué?

3. La lista esa que menté, de los diez discos del año (de música no clásica) según los espabilados críticos de El País, la estoy aún valorando. De momento he comprobado unos ocho discos, y son ocho porquerías de primera clase. Veras, muy modernas, muy originales, pero... ¿Cómo lo diría de una manera profesional...? Sí, son malaaaaaaaaaaaaaaaaaas (gracias, Les Luthiers, y ¡por fin vienen a Sevilla, yuhuuuuu!)... En el momento que disponga de todas las obras haré un recuento de las miserias de los críticos musicales de ese original y moderno periódico. Si Ana pregunta por mis diez principales, bueno, tendría que pensarlos, pero como anexo de esa entrada que he prometido no quedará nada mal mi lista, incluso algún regalo más, ahora que Don Jorge nos enseñó el camino de Rapidshare.

Bueno, besos a todos, y que si me siento orgulloso de todos estos comentarios no es por el blog en sí, que con comentarios o sin ellos me sirve igual para largar mis miserias, sino porque tengo a un grupo inmejorable de amigas y amigos discutiendo sus encantamientos en mi casa, y encima parecen (salvo alguna que yo me sé) la mar de buenas personas.

Pero sigan, sigan...

T dijo...

Sir, déjeme que le haga una confidencia: It, tiene la maravillosa virtud, de romper cualquier hielo y es una persona tan fantástica, y tan buena, que si no existiese habría que inventarla.

Le aseguro que es capaz de arrancar una sonrisa, y una carcajada si es necesario, en los peores momentos. Ella, es en sí misma un regalo de Reyes.

Sir John More dijo...

No lo dudo un instante, querida T. Aun así, el día que me la cruce que se prepare...

it dijo...

(Eso)
(El día que nos crucemos... prepárese.... ¡forradito de anabolizantes, quiero verle! -pá que luego no haya la típica excusita de "ese día estaba flojo" ooooo... "me dolía aquí" y ta, ta, ta)

T., muchas gracias por todo: ahora pásese por el confesionario de los Jesuitas de Serrano, que estarán dichosos de cargarle con un montón de padrenuestros por mentireira.

--------------

Que me sumo a la petición de Ana: QUEREMOS SABER!
QUEREMOS LA LISTA DE LOS DIEZ DEL SIRE!
(QUEREMOS CRITICAR, en todo caso)
(juas, juas)

Beso a todos y felices Reyes !!

La luna dijo...

Buenas: he estado un par de días fuera..
¿Os parece si le cortamos la melena y la barba al Sir? es el el culpable de todo.
Dos de mis regalos de los Reyes han sido, un disco de Mariza y otro de sevillanas para ir en las mañanas animadita al trabajo...
Saludos

Sir John More dijo...

SeñorITa, no tengo necesidad de esas cosas. Ni siquiera de gimnasios ni de ejercicios. Fíjese que entre una cosa y otra no hago apenas ejercicio desde hace un par de meses, y oiga, como una rosa. Eso sí, creo recordar que me saca usted unos cinco centímetros de estatura, pero mire, eso no me arredra, al contrario, le da gracia al asunto. Si le contara el sueño que tuve esta noche... ChulITas a mí...

Y os indico, Luna, que la última vez que me quité algo de pelo (exceptuando el recorte de puntas y el entresacado correspondiente) fue hace un montón de años, cuando mi mujer me dijo que me afeitara la barba. En cuanto me vio me dijo que me la volviera a dejar inmediatamente... Sin barba y melena seguramente seré otro muy distinto, así que ustedes verán...

Ah, Mariza, estupenda. Pero aunque me bailo unas sevillanas cuando se tercie, no tengo ningún disco de sevillanas. Sólo tengo uno de Camarón donde con arte supremo canta alguna, y las sevillanas de los Mojinos. Ah, sí, y también la película de Saura, que confieso no haber visto.

Bueno, a ver quien saca las tijeras...