viernes, 18 de enero de 2008

Tiempo de rosas...

Martha - Tom Waits


Operator, number, please: it's been so many years.
Will she remember my old voice while I fight the tears?
Hello, hello there, is this Martha? This is old Tom Frost,
And I am calling long distance, don't worry 'bout the cost.
'Cause it's been forty years or more, now Martha please recall,
Meet me out for coffee, where we'll talk about it all.


And those were the days of roses, poetry and prose
And Martha all I had was you and all you had was me.
There was no tomorrows, we'd packed away our sorrows
And we saved them for a rainy day.

And I feel so much older now, and you're much older too,
How's your husband? And how's the kids? You know that I got married too?
Lucky that you found someone to make you feel secure,
'Cause we were all so young and foolish, now we are mature.

And those were the days of roses, poetry and prose
And Martha all I had was you and all you had was me.
There was no tomorrows, we'd packed away our sorrows
And we saved them for a rainy day.

And I was always so impulsive, I guess that I still am,
And all that really mattered then was that I was a man.
I guess that our being together was never meant to be.
And Martha, Martha, I love you, can't you see?

And those were the days of roses, poetry and prose
And Martha all I had was you and all you had was me.
There was no tomorrows, we'd packed away our sorrows
And we saved them for a rainy day.

And I remember quiet evenings trembling close to you...

---------------------------------------------------------

Operador, número, por favor: han pasado tantos años…
¿Recordará ella mi vieja voz mientras lucho con las lágrimas?
Hola, ¿hay alguien ahí? ¿Eres Martha? Soy el viejo Tom Frost,
y llamo a larga distancia, no te preocupes por el gasto.
Porque hace cuarenta años o más, Martha, recuerda, por favor,
sal a tomar café y hablaremos de todo.

Y aquellos fueron días de rosas, de poesía y prosa,
y Martha, todo lo que yo tenía eras tú, y todo lo que tenías era yo.
No existían los mañanas, guardábamos nuestras penas
y las reservábamos para un día de lluvia.

Y ahora me siento mucho más viejo, y tú eres también mucho mayor,
¿Cómo está tu marido? ¿Y los niños? ¿Sabes que también yo me casé?
Suerte que encontraste a alguien que te hiciera sentir segura,
Porque éramos tan jóvenes y tan locos; ahora somos maduros.

Y aquellos fueron días de rosas, de poesía y prosa,
y Martha, todo lo que yo tenía eras tú, y todo lo que tenías era yo.
No existían los mañanas, guardábamos nuestras penas
y las reservábamos para un día de lluvia.

Y yo era siempre tan impulsivo, supongo que sigo siéndolo,
Entonces todo lo que importaba era que yo era un hombre.
Supongo que aquello de estar juntos nunca debió suceder.
Y Martha, Martha, te amo, ¿te das cuenta?

Y aquellos fueron días de rosas, de poesía y prosa,
y Martha, todo lo que yo tenía eras tú, y todo lo que tenías era yo.
No existían los mañanas, guardábamos nuestras penas
y las reservábamos para un día de lluvia.

Y recuerdo noches silenciosas temblando junto a ti…

10 comentarios:

amart dijo...

Siempre es mejor arrepentirse de lo que resultó ser un error, que no hacer lo que se debió, por miedo o indecisión. El tiempo no vuelve y los fantasmas siempre andan arrastrando sus cadenas por nuestra mamoria...

it dijo...

Preciosa letra, sí señor.
Es el misterio de poder volver... o habiéndose ido.
Y lo que queda: el color del trigo, que dijo el zorro.

Entrañable, como siempre, Sire.

Sir John More dijo...

Si, querido Amart, en nuestra memoria van quedando fantasmas, y los más dolorosos son los mejores... Aun así, creo que el amigo Tom Frost no pensaba realmente que aquello que pasó hubiese sido un error... Abrazos.

Me alegro de escucharla de nuevo, querida It, alguien que siempre es entrañable merece algo así, entrañable. Suyo...

sandro dijo...

Quema como el licor por la garganta, y nunca mejor dicho en este caso. Amargo trago, pero embriagador e inevitable como el amor. Gloria a Tom Waits.
Aleluya...

PD. Un comentario que haces sobre Nick Drake no termino de entenderlo por torpeza mia. Te refieres a que es un pobre musico con una gran personalidad o mas bien viceversa... Yo creo que personalidad tenia la justa para estar permanentemente acomplejado y atormentado... Por otro lado, como musico me parece que sin ser un genio, tenia buenos fundamentos y una guitarra siempre muy bien tratada.

Besos.

sandro dijo...

Una cosa mas... creo que es mejor equivocarse mil veces que arrepentirse una, en mi modestísima y equivocadísima opinion... Al menos, equivocarse sirve para aprender. Arrepentirse no sirve para nada, por lo menos en este mundo... que es el que conozco.

Otro par de fraternales besos.

Sir John More dijo...

Querido Sandro, me refería a que sí tiene personalidad y a que su música no es nada del otro mundo. Con personalidad no me refería a que fuese un hombre arrollador, sino más bien un hombre peculiar, pero esa peculiaridad nunca será suficiente, aunque tal vez sí necesaria, para ser un buen músico. Sí, su guitarra tiene algo curioso en el primer tema que le escuchas. Cuando vas por el segundo disco ya empieza a cansar.

En cuanto a tu preferencia por la equivocación antes que por el arrepentimiento, totalmente de acuerdo. De hecho, Tom Waits y Tom Frost creo que también lo estarían. Esa frase de que tal vez aquello no debió ocurrir creo que lleva una carga de tristeza y/o ironía muy fuerte. Lo verdaderamente hermoso de este tema es cómo expresa el maldito genio este la nostalgia del amor, de eso que suele durar tan poco y que luego se evapora y se convierte en otra cosa tan diferente. Besos, también fraternales, claro, que ya habrá algún aficionado al tomate por aquí que estará especulando con nuestra posible homosexualidad... ¡Ojalá no estuviera yo limitado a la heterosexualidad!

Xesca dijo...

cuando algo continúa por encima del tiempo y de todo...

Duele, sí, pero qué hermoso compartirlo así.

Me alegra haber descubierto tu blog. Un saludo.

Sir John More dijo...

Gracias, Xesca, y bienvenida. Espero que estas páginas puedan servirte como seguro mereces. Visitaré tu cuaderno. Un beso.

RosaMaría dijo...

Hermosa letra, la ilusión de que lo que fue pudo ser algo más siempre queda, es lo que resulta de las elecciones en los caminos que se nos presentan en ciertos momentos, siempre queda la duda de que podríamos haber elegido el otro... o no... quién sabe?

Luis López-Cortés dijo...

Tom Waits, un lujo para unos pocos. >Gracias por compartirlo.