sábado, 19 de enero de 2008

Secretos

Hace unos días Rosa María me invitó amablemente a participar en un Meme (alguien debería explicarme algún día de dónde viene este término tan extravagante), y a cumplimentar un cuestionario que va pasando entre blogueros, eligiendo al final a cinco blogs amigos para continuar el hilo. Manteniendo mi costumbre, no voy a elegir blog alguno entre los de mis amigos, pero sí voy a contestar al cuestionario para responder a la amabilidad de mi amiga Rosa María.

LO QUE TE CHOCA: La maldad gratuita.
LO QUE TE ERIZA: Lejana, de Cortázar.
LO QUE TE EXCITA: Los juegos imprevistos.
LO QUE TE SUELTA: Un gesto de intimidad.
LO QUE TE HACE REIR: La mirada mofletuda de un churumbel.
LO QUE TE HACE LLORAR: Todo lo imposible.
LO QUE TE PROVOCA NAUSEAS: La eternidad.
LO QUE TE FALTA PARA SER FELIZ: Nada.
LO QUE TE TRAE INFELICIDAD: Casi todo.
LO QUE TE LASTIMA: La traición.
LO QUE DESEAS: Un viaje en alfombra mágica.
LO QUE TEMES: El orgullo ignorante.
LO QUE NO QUIERES PERDER: El sentido de la orientación para saber perderme.
LO QUE QUIERES ALCANZAR: Una paz interior hecha de tormentas.
LA FECHA QUE ODIAS: El 6 de diciembre.
UNA FESTIVIDAD QUE ADORAS: El solsticio vernal.
UNA MENTIRA QUE HAYAS DICHO: “Soy un hombre razonable”.
UNA NOSTALGIA: La nostalgia del futuro.

15 comentarios:

it dijo...

"Manteniendo mi costumbre" -Ha dicho.. juas, juas...

XXppppppppp

Sir John More dijo...

Ya, ya sé que rompí mi costumbre una vez, pero entonces lo hice por dos razones excepcionales: el Meme no exigía elegir a los que uno creía mejores blogs y, segundo, me hacía mucha gracia eso de mostrar el lugar donde determinados bichitos cometían sus trastadas. Besos, silenciosa...

Lula Fortune dijo...

Hay que reconocer que los memes a veces son un incordio pero otras, en cambio, te dan la oportunidad de "reordenar" la cabeza dispersa (por lo menos en mi caso). A veces te sorprendes a ti mismo de lo que dices o te lo pasas bien haciéndolo o encuentras nuevos amigos al comprobar si hacen los deberes... Estoy encantada de que hayas roto la costumbre, aunque éste meme da un poco de vértigo. Hay que pararse a pensar mucho.
Besos meméticos.

M. dijo...

"LO QUE TE FALTA PARA SER FELIZ: Nada.
LO QUE TE TRAE INFELICIDAD: Casi todo"

¡Qué temerario!

Sir John More dijo...

Venga, Lula, anímate. Tus respuestas seguro que son la mar de interesantes... Aunque, oye, que no se considere esto una invitación formal... :-) Besos.

Querido Manuel, no creas que soy tan temerario. Digamos que esos destellos ocasionales que llamamos felicidad vienen sin avisar, y difícilmente se los puede convocar. Así que ¿se puede necesitar algo para ser feliz? Y por otro lado, hay tan pocas cosas en este mundo que me hagan propiamente feliz... Un abrazo y una invitación informal a responder al cuestionario.

leo dijo...

Me ha resultado agradable verte participar en un meme y saber de ti en vivo y en directo.
Besos.

Sir John More dijo...

Agrado por agrado, Leo, siempre es lindo tenerte por aquí... Un beso.

RosaMaría dijo...

Primero, me encanta haberte hecho feliz por un momentito. Volviendo al blog. Maravilloso pasear por la ciudad y fotografiarla como si uno viviera en otro lado, siempre se redescubren lugares. También me gustaron tus respuestas. Un abrazote.

Francisco Sianes dijo...

¿Ya no podremos comentar sus textos, amigo Sir John?

Sus últimos artículos no permiten los comentarios. ¿O es que yo soy un manazas y no encuentro la forma?

Un abrazo.

Sir John More dijo...

Querido Francisco, no perdió sus habilidades intelectuales. Necesito durante no sé cuánto tiempo que este cuaderno se parezca algo más a eso, a un cuaderno, donde uno escribe y poco más. No obstante, mi dirección de correo siempre estará ahí: nada debería cerrar un buzón de correos. Lo siento mucho, porque en cierto modo echaré mucho de menos las palabras ajenas que daban bastante sentido a este blog, y que casi siempre me acariciaban el alma. Su amigo... Y un beso para Rosa María que ha sabido verme pasear por Sevilla.

elita dijo...

Sir John, no puedo dejarte ningun comentario en la entrada del lunes...

Sir John More dijo...

Querida Elita, como le digo a Francisco en el anterior comentario, por el momento necesito simplificar un poco este cuaderno mío. Aun así, mi buzón seguirá abierto, y seguiré leyéndoos en vuestros rincones. Un beso.

sandro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Raquel dijo...

Un placer leer tu post De la ciudad y esos nocturnos que tanto dicen

un abrazo

it dijo...

Al 53 de arriba (¡te chinchas! ...que las dificultades, las vallas altas, los alambres de espino y resto de precipicios.... son mi debilidad. Y es verlos yyyyyyy ¡joé, coger la pértiga y ponerme a saltarlos!) ;-)

Al 53 de arriba, entonces: ¿Y las lágrimas? ¿y el llorar que te rompe el pecho, con el mayor de los disgustos del alma, con la más honda tristeza?? -Tampoco los animales pueden. Eso es lo único que no pueden. Pueden aullar de dolor físico (he visto perros que habían sido rajados por cochinos, o vacas atrapadas en algún lodazal que se quejan). Pero llorar, incontenibles, por una pena del alma ¡jamás!

Y, sin embargo, los animales pueden mentir. Y lo hacen. Fíjate, si no, en cómo los pulpos (por acordarme de alguno) preparan su acecho ....tentáculos por un lado, simulando una posición que despiste a su pieza... mientras se agazapan en otro lado, esperando a que el engaño funcione. Fíjate en esos pájaros que se hacen los heridos, para que los gatos salvajes de la Sabana les persigan a ellos y no amenacen sus nidos.......

Llorar, Sire.
Llorar a gritos, desde lo hondo.

it (su amiga y transgresora)