lunes, 30 de junio de 2008

Tatarabuelo

6 comentarios:

Sean O'no dijo...

Dicen que este señor surfeaba sin tabla en el Mar de Galilea. Dicen, irreverentemente, que le quedaron ganas de volver a vivir tras lo que le hicieron. Si era hombre, no me extraña.

leo dijo...

Pa habennos matao...

Sean O'no dijo...

Señor, Sir, benditos seáis, bendita tu estirpe unguida por la Gracia y Olé. Qué susto!!!

Sir John More dijo...

Quién sabe, quién sabe si no soy el Elegido que volvió... Si me pongo a hacer milagros os aviso...

javivi dijo...

Querido amigo; TODOS estamos elegidos y TODOS hacemos milagros, a diario, TODOS, lo único que nuestra torpeza mental o la asiduidad con la que hacemos esos milagros nos impide apreciarlo.
El tema de la sabana santa me atrae bastante por eso me he parado justo aqui en esta visita a tu blog, la foto es..."acohonante" que diriamos en "Cai" y para los que te conocemos "in person"...motivo, como minimo, de una sonrisa.
Creo que hasta el personaje original se partiria de risa si la viera, si, ¡creo en él!, ojo, en Él, no en la estúpida y mercantilista parafernalia que montaron un grupito de espabilados humanos y que misteriosamente (eso no hay que negarselo) ha llegado a nuestros días ¡y de que forma!.
Bueno, saludos "nuevo redentor" y recuerda: hacer reir (o sonreir) también es un milagro, ¿o no?

http://jparamo1javivi.spaces.live.com/

José María G dijo...

Ya desía yo que argo de di-vino tenía mi cuñao y mira por donde, l´han pillao durmiendo la mona tal que se parese ar gipiese,no ar de loh cocheh sino ar que diho eso de que cuando haya más de dos reunios en mi nombre allí ehtaré yo; ¡y vino la pasma y los disorbió!