jueves, 25 de octubre de 2007

Más banalidad del mal

Jiménez Losantos arengaba hoy contra el Gobierno por sus contactos con el listo de Al Gore. Bueno, hay que decir que Jiménez Losantos arenga siempre contra el Gobierno, haga lo que haga, y así se contagia de su mediocridad, superándola si cabe, porque por definición toda acción gubernamental es una mala acción, y por ende su contraria es la correcta. Siempre que el Gobierno de turno sea socialista, claro. Y así, antes de largar en la radio si algo es bueno o malo, mira lo que ha hecho el Gobierno, y así decide. Las arengas de este individuo son casposas, groseras, insensatas, altisonantes; un tipo al que paga directamente la Iglesia.

Hoy tuvo un detalle digno de la buena de Cándida: en su crítica a Al Gore expuso, con ese aire entrecortado y vanidoso que inventó hace siglos José María García, que todo lo del calentamiento global era puro cuento, que aquí no se calentaba nada, y que la mitad de los científicos opinaban igual que él, porque los síntomas de ese supuesto calentamiento global han existido desde siempre. A lo largo de la mañana pretendía entrevistar a un señor que ha escrito un libro científico que avalaba la tesis de que lo del calentamiento es una trola. Yo pensé inmediatamente en Pio Moa, y en que la nómina eclesiástica y de la gente decente de este país ya no sólo incluye historiadores creativos, sino que ahora andaban contratando a científicos. Por cierto, que aunque esta tendencia de los conservadores a convencer científicamente viene de lejos, hubo hace poco una muestra interesantísima de ello, una película titulada Y tú, ¿qué sabes?, financiada por una secta norteamericana cuya multimillonaria líder se cree la reencarnación de un Atlante, y salpicada de montones de chascarrillos superrequetecientíficos para demostrar que el mundo de cada uno es como cada uno quiere que sea (por favor, no dejen esta información en manos de niños ni de gente neurasténica o neurótica).

Pero el detalle simpático de Losantos fue que, de negar el calentamiento global, pasó a rebatir que la Antártida se esté derritiendo, y que los glaciares del mundo estén desapareciendo. Que no, hombre, que no, que la Antártica se derrite porque es verano, y en invierno pues vuelve a congelarse. Pero si eso lo sabe cualquiera: verano, calor, y se derrite el hielo, e invierno, frío, se vuelve a congelar. Y es que Zapatero y compañía, además de mediocres, son tontos, pues se creen todo lo que dice Al Gore y la comunidad científica mundial, y miles de expertos militantes del ecologismo. Todos más que equivocados. Y claro, si escucharan a Jiménez Losantos como yo llevo varios días haciendo…

Esta payasada grotesca, y muchas otras, podrían quedarse en eso, en payasadas si no hubiesen sido escuchadas por más de un millón seiscientas mil personas, con una audiencia en alza, y si no hubiesen salido a las ondas trufadas, además de por anuncios de defensa de los mártires de la Iglesia o de Congresos sobre la Biblia, de un lenguaje y unas consignas realmente peligrosas. Si la Ser, El País y otros medios progubernamentales resultan palmariamente tendenciosos, y ocultan los desmanes grandes y pequeños de los socialistas, voceando a la vez los muchos e innegables excesos conservadores, hay que reconocer que siempre lo hacen dentro de un básico sometimiento a las reglas generales del juego democrático. Pero la cadena de este individuo huele a otra cosa, huele a todo lo que leí sobre la guerra civil, a separación, a división de la sociedad, a escalada de insultos, a crítica destructiva, a reivindicación del pensamiento único de la fuerza bruta. La chulería que mostró Doña Esperanza en la trascendida comida con el Rey, insistiendo una y otra vez en la rehabilitación de este personaje, incluso cuando el Rey ya comenzaba a dar muestras de hartura, demuestra que este clan anda fuerte. Y aunque ahora son muchos los seguros que este país tiene contra la involución, yo qué quieren que les diga, yo no me quedo muy tranquilo. Sé que es muy complicado que pase algo, pero las democracias que han caído en manos de gentuza lo hicieron en muchísimos casos porque pensaban que esa circunstancia no era posible. Y estamos hablando de un partido que se apoya mutuamente con la Iglesia, y al que respaldan muchos millones de personas y algunos poderes importantes de este país. Quiero creer que de todos estos millones de personas no habrá muchas que apoyaran involución alguna, pero casos peores se han visto, y nunca confiaré en las masas, sean conservadoras, socialistas o partidarias del nudismo.

Todo esto se complica cuando se observa que hay otros voceros que apoyan de una u otra forma estas estrategias, porque, sin ir más lejos, ahí tenemos a Carlos Herrera, con ese tono rancio de sevillano tradicional, de ABC y de Semana Santa para enterados, cuyo discurso parece la traducción light del de Losantos. Ambos usan y abusan del insulto y de la ridiculización sin gracia, de ese staccato desesperante y esos silencios pretenciosos, y el tono de los dos contiene tanta, tantísima vanidad, que me resulta imposible escucharlos sin esbozar una amarga sonrisa de desprecio y preocupación.

Pero el peor síntoma de esta situación lo sentí el otro día, leyendo el último artículo de Fernando Savater en El País. Para mí Savater siempre ha sido un maestro, y jamás le agradeceré todo lo que me ha enseñado con sus escritos. Y siempre me ha parecido más que noble y valiente su intención de decir las verdades del barquero, les gustaran o no a un bando u otro. Pero ahora creo que Savater se equivoca, porque debería enmarcar sus críticas más que fundadas sobre lo que ocurre en el País Vasco en la crítica igual de estricta a los movimientos interesados de la derecha española, que no sólo se reducen a las tonterías que sus dirigentes sueltan a diario, sino que se concretan en acciones mucho más preocupantes, incluso negando la crueldad y depravación del régimen franquista. Recordemos que Savater fue uno de los que comprendió el intento negociador del Gobierno de Zapatero, sobre la convicción de que éste no negociaría nada salvo una rendición ordenada de ETA. Pero luego se fue alejando del tema ante la torpeza manifiesta de este Gobierno en materia de comunicación con los ciudadanos, y porque nunca quedó claro que dicha negociación estuviese limitada a la rendición de la banda. Ahora Savater, con su habitual inteligencia y precisión, zurra la badana al cerril nacionalismo y a la excesiva suavidad de los poderes públicos con los exaltados que mantienen un régimen de terror diario en el País Vasco, pero lo hace sin dar la más mínima importancia, e incluso aplaudiéndolas en algunos párrafos, a las muestras de intolerancia y de instigación de miedos antiguos por parte de estos indeseables de la derecha reaccionaria.
Nada dice de una Iglesia que no sólo funciona con el dinero de muchos de nosotros, a pesar de que todos los años declaremos que no queremos darles un solo duro, sino que además desempeña un papel preponderante en esta labor de zapa al Gobierno, labor que, desengáñense todos, no busca ninguna objetivo diferente que el de obtener poder y dinero.

Poco a poco, la situación nos empuja a todos a ir tomando partido por un bando, aunque sea el que menos asco nos dé. Ojalá no tengamos nunca la obligación de tener que elegir en serio…

9 comentarios:

san dijo...

De acuerdo en todo Johnny, pero coño, no sacrifiques tus oidos por nosotros, no martirices tu cuerpo y tu alma revolcandolos por el lodo...
Confieso que he reido, una vez superado el susto provocado por las fotos, al leer tu post. Pero no me gusta saber que tus oidos, que otrora escuchaban delicadas musicas, se dedican ahora a semejante trabajo... Aunque solo sea para despertarse con mas mala leche (que es lo que les sobra a estos tipos)... ¡¡No lo hagas hermano...!!
Un abrazo fraternal...
P.D. escucha "todonoticias" aunque sea un mojon, tu vesicula biliar te lo agradecera... un beso.

san dijo...

uno de mis temas favoritos, de mi disco favorito de uno de mis grupos favoritos...
me encanta...
it's to you I give this tune...

Cerillo dijo...

Este país es delirante. ¿Como puede ser posible que aun no nos hayamos podido desembarazar de todos estos cantamañanas peligrosos?

Luna dijo...

No me apetece hablar de este tam.
Quiero decirte algo diferente.
No sé como he llegado al artículo de Atropos y la risa eterna....

Saludos

ANA DE LA ROBLA dijo...

Ay, qué fauna nos traes hoy por aquí...

Javier Callejón dijo...

Como te dice San, deja de martirizar tus oídos, y pese a que haya quien quiere ver este país dividido, que haya quien piensa que o se esta con él y con España, o por el contrario contra él y contra España, únete al bando de quienes tienen la libertad por bandera, la gastronomía por escudo, los monumentos (árabes o cristianos) por riqueza, la cultura resultado de siglos de mestizaje como embajadora, y la fortaleza en la igualdad de oportunidades para las personas.

Un abrazo. Javier Callejón

PD. Estaré en el Ágora por el stand de Foro Joven. A ver si nos vemos.

Sir John More dijo...

No te preocupes, San, si no es sacrificio, si han sido unos ratos divertidísimos los que he pasado con este personaje, claro que sobreponiéndome al terror que produce pensar en que tanta gente lo esté escuchando e incluso aplaudiendo. Porque, olvidando este terror, oye, es un verdadero cómico, un magnífico profesional del ridículo.

Imagino que en tu segundo comentario hablas de Led Zeppelín… Sí, también es uno de mis grupos favoritos. Jimmy Page es uno de los guitarras más elegantes de la historia, y el grupo entero derrocha arte. No sé cuándo empezaremos a considerar al Rock como música culta… Que existan grupos de Rock malísimos no quiere decir que el Rock pierda valor, lo mismo que la existencia de compositores e intérpretes clásicos bastante mediocres no impiden que la Clásica sea una música maravillosa. Abrazos rockeros.

Querido Cerillo, la solución del 99% de los problemas de este país pasan por elevar la cultura y mejorar la educación de la gente, y la existencia de estos energúmenos tan influyentes acabaría si la audiencia tuviera un poquito de inquietud y de capacidad crítica. Pero como estos valores no están muy de moda, pues así nos luce el pelo: venga Jiménez Losantos, venga Herreras, venga ABCeses y Razones, y venga también otros medios pretendidamente progresistas y cuya tendenciosidad es de una claridad que asquea. En fin, Dios proveerá… Estoy convencido de que, lamentablemente, seguiremos con Dios proveyendo…

Bueno, Luna, me has dado la oportunidad de releer esa entrada, y ahora soy yo el que te agradezco tus palabras…

Je, je, Ana, yo cuando pequeño quería ser biólogo, luego me convenció un amigo para estudiar, como él, Medicina, pero en tercero decidí que no iba a seguir dejando que las primaveras pasaran por mi ventana sin pararse, e hice una carrera cortita, fácil y con salida laboral, Trabajo Social. Se ve que aquella inquietud por la biología, y en concreto por la zoología, sigue encendida en mi interior, porque tienes razón, mira que a los bichos que meto en este lugar… Besos primaverales.

Ahí está, Javier, bien dicho. Ni una coma le añado a tu declaración. Aunque gente en ese bando que dices hay poquita, ¿eh? Muchas menos de las que dicen estar… De todos modos, incluso entre el golpista y el aprovechado no tengo duda en quedarme con el segundo. Un abrazo y espero pasarme por el Ágora y que podamos echar un rato. Aprovecho para decir, aquí, en público, que el Señor Callejón es un ejemplo vivo de que los granaínos son en general unas bellas personas, tanto o más que los propios sevillanos, entre los que contamos con cada ejemplar… Otro abrazo, amigo.

bLuEsMaN dijo...

Mentiras = F.J.L.

saludos y felicidades por el blog

Sir John More dijo...

Gracias, Bluesman, aunque lo malo es que un individuo como éste sólo puede florecer en un campo abonado para las mentiras. La vida pública está tan llena de mentiras, y se aceptan con tanta tranquilidad, que llega este vándalo y puede soltar por esa boquita lo que le venga en gana. Todo vale... En fin, un abrazo, siempre nos quedará la música...