viernes, 5 de octubre de 2007

Gijón...

Gijón cumple tus retratos como un lienzo previo, como la proyección de tu amor melancólico por esta tierra...

15 comentarios:

Javier Callejón dijo...

Gracias por atraer a nuestra mente los recuerdos de estos días a través de esta preciosa panorámica. Y ¿te llegó la lista con los correos? Entre eso y blogueñes no tenemos excusa para perder el contacto.

Un abrazo. Javier Callejón

Anónimo dijo...

Preciosa foto, me gusta poder recordar a través de la perspectiva de otros ojos, esta vez los tuyos,lo la vuelta a casa,a la rutina me hace perder; olvido lo verdderamente importante de la semana que pasamos en Gijón, gente maravillosa que me hace más rica en amigos. Gracias, un beso

Lapa dijo...

ESCRITOR UNIVERSAL PORTUGUÉS SUPERIOR: CRISTOVAO DE AGUIAR.

Él, también, ha traducido a portugués la abundancia de naciones por Adán Smith.

Lhe han concedido varios premios.

No olvidarte del nombre de este gran autor, tú oirá hablar de él pronto.

Gracias por tiempo del gasto en cultura universal.

Agradece por visitar

leo dijo...

Qué foto. Vaya tela... (Tendré que mirarme estos accesos de envidia que me entran.)
Muchos besos.

amart dijo...

Magnífica perspectiva, Sir, preciosa foto. Además, me hace recordar tiempos pasados: el lado izquierdo (club náutico, iglesia...) lo tengo "inmortalizado" en un pastel que pinté hace años.
Un abrazo (espero que hayas terminado con la pertinaz bacteria).

r. dijo...

La fotografía es hermosa... le di click para ampliarla y a lo lejos, muy, muy lejos... se alcanza a distinguir una silueta. Será la melancolía que igual camina por Gijón, Australia, o México.
Seré yo, que de tanto mirarla también un poco me he vuelto como ella.

Hoy es sábado... hay una ley que prohíbe enfermarse en sábado, dígame que está mejor a habrá que emprender acciones, y créame yo en cuanto al marco legal se refiere, y a su muy, muy, estricto ejercicio y aplicación... soy incorruptible.

(¿ah verdad? - Estoy segura que no estaba al tanto de esa otra faceta mía)

=P

Vaya pues, en castellano: Si no te cuidas te regañaré y muy feo.

Espero te encuentres mejor Sir John More.



S. C.

Sir John More dijo...

Bueno, un modesto homenaje a mi amigo José Carlos se ha convertido en una reunión de lo más agradable. Y es verdad, Javier, que no tenemos excusa para perder el contacto. He de reconocer que, aunque lo pasé bien en otras Jornadas y Encuentros, en Cabueñes todo fue muy, muy especial, tanto que quién sabe si no me hice Cabueñero para los restos… Y hay que reconocer que alguno de vosotros, entre los que te encuentras, tuvisteis mucha culpa de que todo saliese tan bien. Un abrazo y encantado de tu visita.

Y es eso que dices, querida Anónima, lo mejor de todo mucha de la gente que encontramos, y que pueden haberse convertido en amigos para muchos años. La rutina, tan necesaria a veces, no debería cortar los lazos que creamos en esa semana tan provechosa. Un beso, y ojalá te vea por aquí con frecuencia.

Leo, ¿sabes cómo se curan esos accesos de envidia? Coges una cámara de fotos, aprendes las tres tonterías básicas de la apertura y la velocidad, y luego plaf, te salen fotos así, de veras. Yo también te mando besos animadores de tu yo fotográfica…

La bacteria, querido Amart, sigue agazapada en mi pecho, pero tiene más pinta de andar a morirse que de seguir procreando. Pero ahí sigue, recordándome que no ando todavía del todo recuperado. En cuanto a ese pastel, oye, creo que somos unos cuantos los que queremos hincarle el diente a tus pasteles, a ver cuándo nos vemos diciendo: “Jo, pues no expone un amigo y tenemos que viajar a verle la exposición… ¡Vaya lata!”. A ver si es pronto… Un abrazo.

Ay, Roxana, tú siempre mirando más allá de donde miramos todos… Cuando hice esta foto (o estas fotos, porque son unas cuantas) créeme que las hice con una mirada realmente melancólica… Y en cuanto a mi salud, creo que tendrás que ponerme los grilletes y encerrarme en una torre fría y húmeda, porque ni el sábado respeto… Eso sí, si la alegría que siento al leer a los amigos sirve de atenuante… Un beso de pura melancolía.

r. dijo...

Querido amigo mío.

No... si yo hubiera de colocarte en una torre, lejos seria ésta de encontrarse a sí misma, húmeda y fría.
Por otro lado, y retomando el tema letras libres/usos del corazón/ Shakespeare, mi corazón es lo más parecido a un castillo ruinoso, pero a veces del polvo como cima se levanta... debes saber J.M. que tu nombre debía ser otro: Pedro.

No fue hace poco que comencé a erigirme sobre ti... Mira ahora desde esa torre y sigue haciéndote el cara dura para contestar una pregunta sencillísima ¿Es fría? si es fría, juro que arrojo ahora mismo mi corazón a la fosa esa con pinta de pantano que custodia el dragón, para que lo sopletee todito, todito.

(¿se escribe así sopletee?

Ud debe saberlo... y aclaro, que no le estoy diciendo dragón...)

* Este comentario es muy respetuoso,y nacido del cariño [no me lo vayan a descontar por mea culpa].

Diarios de Rayuela dijo...

La foto es tan bella que dan ganas de quedarse a vivir ahí. Vengo hace un rato de recorrer la imagen entera. Desde San Pedro hasta el Rincon�n. Estaba un día como de final de verano. Cálido aún pero con colores de otoño. La mar quieta. Y la gente echada al paseo como queriendo apurar los últimos días clementes antes de la lluvia. Da gusto saber que le han cogido cariño la ciudad donde uno vive. Se la quiere así, hospitalaria, acogedora. Y ojalá pueda, querido Juanma, acompañarte alguna vez más por estas calles. Gracias por tu recuerdo. Abrazo fuerte.

Sir John More dijo...

Querida Roxana, estudiaré tu poesía (porque poesía son tus palabras) con detenimiento. Sabes que soy un petardín con la poesía, pero no dudes que me zambulliré en tus versos de formas extrañas... Eso sí, frialdad ninguna, ni por asomo. Besos de torre altiva.

Sir John More dijo...

Querido amigo, la belleza de la foto tiene un componente estable en la propia bahía. Ojalá podamos indagar un poco más en ese mundo pequeño, sereno, adorable de tu ciudad... uN abrazo agradecido.

La meva paraula dijo...

La vista de Gijón és preciosa, y en este caso la foto és también un reflejo de la ciudad real, la que todos conocimos hace unos dias, meses, años atras.
De todas formas, mejor que la panorámica, és recordar las caras y las sonrisas de las personas que ya forman parte de todos nosotros. Esas que, como decia Gustavo Adolfo Becquer, "ellos si son poesia".
Por mi parte, ahora todos formamos parte de una "íbera" familia, que creará en el futuro todavia mejores estampas.
Un abrazo des de Catalunya!! Salut i república!! Carles.

Tawaki dijo...

Gijón ha dejado de ser la ciudad industrial que muchos tienen en mente. Se ha lavado la cara y acoge a los visitantes con una playa magnífica, sidras y parrochas.

Espero que lo pasaras bien.

Sir John More dijo...

Salut, Carles, ojalá se cumplan tus deseos y podamos admirar (creándolas en parte) muchas estampas como ésta. Un abrazo.

Tawaki, doy fe de lo que dices. Es una ciudad adorable Gijón, y el mar se le nota por todos sitios, algo que no se puede decir de todas las ciudades costeras. Y del pescado y la sidra mejor no hablo, porque son horas de cenar y a ver si me va a pasar como a la del chiste, que se le hizo la boca agua, y venga hacérsele la boca agua, y al final se ahogó. Un abrazo.

Sonia dijo...

Sabes que me impresionó mucho esa playa, con las olas rompiendo en el paseo, justo donde la noche antes pasabamos un frio horroroso, pero no importaba, sólo tratabamos de alargar las pocas horas que nos quedaban en Gijón.
Y me gustó tanto... que ya he sacado billetes de tren y el miércoles me planto allí otra vez. Sólo lamento que la ciudad no será la misma, ni mi querio Elogio, no estarán los cabueñeros para tomar sidriña, ni mi compañero de museos.
Sólo espero que esta segunda estancia en Gijón sea tan gratificante como la primera. Besotes