domingo, 12 de mayo de 2013

El ruido, la furia y la gracia

Sevilla es una ciudad llena de mentiras y de asnos. Sevilla es una ciudad insufrible, no tanto por su constitución arquitectónica ni por el resultado de los siglos sobre sus calles, sino por su gente.

Sevilla está plagada de políticos mentecatos e inútiles, de servidores públicos analfabetos funcionales o puros analfabetos que llevan sobre la cabeza una urna que sólo piensa en votos… y en dinero.

Sevilla vive de pasiones majaderas, de supersticiones inconcebibles elevadas a la categoría de arte. Sus calles y tertulias se tejen de fútbol, de sevillanas rocieras y de una turba de enteraos que aprobaron por los pelos parvulitos. Aunque la mayoría de los que pasaron por la universidad son de esos que entienden de telecomunicaciones, de aprendizaje o de intervención social, pero monotemáticamente, sin alcanzar a comprender qué relación tiene un semáforo con el sosiego del alma.

En Sevilla casi todo funciona al estilo me la cargué, con gracia y soltura, con risas tapando siempre la engañifa y la aberración, cuando no la estafa y el delito. Y en eso los ciudadanos coreamos con alegría y desenfado las consignas de nuestros próceres políticos, culturales y eclesiásticos.

Sevilla es la tercera ciudad de Europa en kilómetros de carril para bicicletas, y sin duda alguna la primera en número de necios por kilómetro de ese mismo carril. Diariamente recorren los caminos verdes, construidos a la ligera y con fines puramente electorales (algo que se nota perfectamente en su diseño), miles de personas concienciadas con el medio ambiente pero poco o nada concienciadas con la seguridad física de viejos, niños, peatones despistados e incluso sus mismos compañeros de pedaleo.

Decabike

Todo esto que digo resulta obvio para cualquier persona que, además de disfrutar de la gracia y el salero de Sevilla, pretenda habitar esta basura de ciudad. Esta madrugada, hasta las tres, unos bastardos animaron nuestra noche con sus coches discoteca y esa música monstruosa que de música tiene lo que yo de astronauta, y que la gran mayoría de esta ciudad y de este jodido país escucha a todas horas, sobre todo porque ni aquí en Sevilla ni en España hay cuatro monos que tengan ni puta idea de lo que es música. Llamamos al único teléfono que puede llamarse a esas horas, el de Emergencias, y allí nos dijeron las varias veces que llamamos que avisaban a los “servicios operativos”, suponemos que de la poco visible Policía Local. Más bien creemos que los vándalos discotequeros se pasaron con el alcohol, con la coca o las pastillas, y que se fueron a dormir la mona. Hoy por la mañana, el Instituto Municipal de Deportes del Excelentísimo Ayuntamiento de Sevilla está colaborando en la organización de una marcha ciclista que organiza Decathlon, para que se extienda aún más el uso de la bicicleta y para que la empresa francesa acabe de uniformarnos a todos. Desde las nueve de la mañana andamos escuchando la misma música de anoche, pero a un volumen muchísimo mayor. Hoy también nos dijeron en Emergencias que avisaban a los servicios operativos, pero lo curioso es que los servicios operativos ya están allí desde el principio. Así escribo este exabrupto inservible, envuelto por todos lados en ese chimpón endiablado que todo el mundo llama música.

No hace mucho paseé de madrugada por las solitarias calles del centro de Sevilla. Pensé que, en efecto, Sevilla era una de las ciudades más hermosas del mundo, pero al rato me alcanzó un grupo de jovencitos que charlaban elevando mucho esas voces de tinaja que dios les concedió, incapaces de hablar porque no saben, sólo capaces de gritar, y caí en que ese embrujo de Sevilla sólo se produce cuando está vacía, cuando parece que es una ciudad desierta, una ciudad en la que se puede escuchar algo más que el ruido de esta jodida civilización de mierda.

DSC03965

11 comentarios:

RosaMaría dijo...

Caray! Sí que estás con bronca... y te comprendo. Es realmente difícil disfrutar cualquier ciudad de esa manera. Espero encuentres paz y sosiego en algún rinconcito y con tapones en los oídos... aunque con lo fuerte que ponen la música habría que ponerse tampones.
Saludos.

Sir John More dijo...

Y te juro que dos días antes pensé que Sevilla era una ciudad maravillosa, y lo sigo pensando, pero cada vez molestamos más los ciudadanos... En fin, al menos es un buen motivo para saludarnos... :-)

Sianes dijo...

De acuerdo con usted, Sir. Uno puede acostumbrarse a casi cualquier cosa; pero cómo cuesta hacerse al incivismo y a la mala educación...

"Misantropía", dicen. Misántropo el que ni siente ni padece. Misántropo el de la igualdá (da to iguá).

Sir John More dijo...

Si, es precisamente porque no somos misántropos por lo que uno se cabrea con estas cosas... Por cierto, Decathlon me contestó a un mensaje que le dejé en su Facebook; que tomarían nota para el año que viene. Ese tomar nota me tranquiliza mucho menos que lo que me intranquiliza saber que pretenden hacerlo otra vez el año que viene. Y hoy por hoy soporto mucho mejor la maldad que la mala educación, y lamentablemente Sevilla está inundada de mala educación... Abrazos, buen hombre.

Sianes dijo...

Amigo Sir,

Una persona incívica y maleducada no puede ser buena persona...

Sir John More dijo...

También es verdad...

Aquí me quedaré... dijo...

Señor Sianes y señor Sir.

Tengo dudas si ustedes son perfectos o se están haciendo viejos.

¿Siempre han sido cívicos y bien educados en sus comportamientos? ¿Siempre?

Vamos, vamos...

Será que hace algún tiempo me llamaron incívica y mal educada por pasar, con muletas, por un césped, un señor al que acabo de ver junto a un árbol haciendo pis.

¿Será posible?

Sir John More dijo...

Las dos cosas, Señora Luna, las dos cosas, nos estamos haciendo viejos y somos absoluta y radicalmente perfectos... Bueno, al menos yo... :-))))

Besos.

Francisco Sianes dijo...

Luna,

No me guarde rencor: aquel día no podía aguantarme las ganas de hacer pis... Por cierto: estaba muy sexy con las muletas. Bandida doblemente armada.

(No haga caso del "viejuno" Sir. Doy fe de su perfección espiritual; pero si lo que desea es perfección reversible -por dentro y por fuera-, soy su hombre.)

Aquí me quedaré... dijo...

Hola

Aquí me quedaré... dijo...

Queda usted disculpado, Sianes.

En lo demás no le falta razón.
Las primeras palabras que oí al nacer fueron:

¡Por los diioses del Olimpo! tiene cara de bruja y una figura sexy!
El día 6 de agosto es mi cumple y si les apetece, quedan invitados a mi fiesta. Después decidiré si es mi hombre o no lo es :))

Al viejuno le dejamos con su espiritualidad y la firma del libro que, le gustará más aunque Yo le tengo muchísimo cariño.

* Aviso:
Mis amigos son buena gente algo incívica.

Besos