viernes, 4 de septiembre de 2009

Los sonidos de la luna 2

sonidos luna 2 sonidos luna 2b

5 comentarios:

ana de la robla dijo...

Eso es generosidad, querido... Beso grande.

sandro dijo...

Ya estamos aqui... me estoy poniendo al dia...
Mu chulas las fotos.

Un abrazo de la familia pollo...

Sir John More dijo...

Querida Ana, siempre hay un puntito de egoísmo, porque uno se siente la mar de bien imaginando cómo la buena gente a la que quiere escucha en silencio estos sonidos tan cercanos a mi corazón. Siempre es lindo verte por aquí...

Mi buen Sandropollo, no digo que me alegre de vuestra vuelta, pero sí de que estéis otra vez por aquí, que no es lo mismo aunque parezca igual. Dales besos a las tres mujerespollo de tu casa a las que adoro casi tanto como tú. A la polloterrorista dale un pellizco en el culete además del beso, y recuérdale mi barba espeluznante cada vez que quieras conseguir un poquito de suavidad en su comportamiento.

Fabia dijo...

Hola Sir John, como suelen darse estos encuentros, paseando de aqui para allá me topé con tu blog, hice un buen recorrido, no sin antes deleitarme con los sonidos de la Luna, cuando me encuentro con mi tierra, las fotografias y palabras tan hermosas que le dedicas y ya no tuve mas remedio que quedarme, he de añadir que parte importante de mi corazón está en el Sur, en Málaga concretamente.No creo que sea solo casualidad esta afinidad entre los dos puntos Norte y Sur.
Para ser la primera vez que te visito, rollazo te dejo no?.
Un beso desde la orillina del Cantábrico.
Fabia.

Sir John More dijo...

Para nada, Fabia, te agradezco tus palabras y coincido contigo en que esa afinidad es curiosa. Podrían ser los extremos que se tocan: a vosotros os encandila el desierto y la intemperie, y a nosotros las selvas lluviosas y frescas, y el recogimiento. Hasta donde llego en mi árbol genealógico, no sé de ningún antepasado del norte, aunque mi segundo apellido, Otero, es al parecer un apellido originariamente gallego. Pero algo hay en las tierras como la tuya que me hacen sentir en casa, en el lugar que mejor se adapta a mi alma.

Te agradezco la visita y siéntete por aquí como en tu casa.

Un beso.