jueves, 10 de septiembre de 2009

Jodidamente felices

María del Mar Moreno“Queremos que haya más lectura, más tecnología, más idioma y más jóvenes”. Esto ha dicho la señora Mar Moreno, Consejera de Educación de la Junta de Andalucía. Éste es su objetivo en un curso en el que, entre otras cosas, van a gastarse 80 millones de euros en la compra de ordenadores portátiles para todos los niños de 5º y 6º de primaria. Y es que en Andalucía, oiga, estamos que nos salimos en temas de educación. ¿Quién va a prestar ahora atención a todos esos catastrofistas que vienen con milongas del fracaso escolar o de la disminución alarmante del nivel de alfabetización efectiva de la juventud? ¿Qué van a decir todos esos agoreros que ven oscuros espejismos en el sanísimo ambiente cultural y social de una Andalucía cada vez más moderna, sabia e instruida?

Una vez conseguido un profesorado sobresaliente, con una vasta cultura general y unas habilidades pedagógicas impresionantes, profesionales profundamente implicados en la formación integral de sus alumnos. Una vez que contamos con unas condiciones inmejorables en los recursos disponibles, con una envidiable relación entre el colegio y su entorno social, y específicamente entre los profesores y los padres y madres, algo que se refleja en el funcionamiento impecable de las AMPA y los Consejos Escolares. Una vez que las instalaciones están adaptadas a las condiciones del frío invernal y del bochorno estival, con sistemas de calefacción y refrigeración de último modelo y unas comodidades suficientes para la estancia diaria de niños y niñas. Una vez coordinados todos los niveles educativos, adecuándolos no sólo a la realidad económica de la región, sino también a nuestra tradición cultural y a la esencial tarea académica de preservar el saber y transmitir la cultura de nuestros antepasados. Una vez realizadas todas esta hazañas, qué mejor que ir introduciendo a nuestros hijos en las nuevas tecnologías...

José Ramón 1Cada día me da más vergüenza pertenecer a esta civilización (no sé que tipo pervertido de alianza se podría establecer entre civilizaciones podridas y decadentes). La irresponsabilidad e ineptitud de los que nos dirigen sólo son superadas por su degeneración moral (o social, que para el caso es lo mismo). En ese submundo de obsceno arribismo y elegancia paleta que es la política, todo es endogamia, narcisismo, riqueza barata, trajes, posturas, imagen, una falta absoluta de nobleza y dignidad que estos (y estas) indeseables restriegan por nuestras caras con desfachatez de gansters.

Desde que ese carismático e inteligente embaucador que fue Felipe González perfeccionó la democracia como red tramposa de placer y negocio, y lo hizo con una efectividad que ningún mafioso conservador o golpista jamás osó soñar, nos hemos ido acostumbrando a este runrún mentecato y palurdo bajo el que, disimulando nuestra confusión con basura multimedia, nos van jodiendo la vida El roto ordenadorsin prisa pero sin pausa. El Gran Hermano sería hoy sólo un estúpido dictador con fecha de caducidad, porque no habría entendido que la mejor forma de robarle el poder a la gente es hacerlo sin enseñar la figura, descartando los valores de humanidad y sabiduría y fomentando otros que el sistema corrupto puede fácilmente satisfacer: el placer irreflexivo e inmediato, la chulería, el morbo malsano, la chabacanería incivil... De todos estos vómitos se nutren los repeinados que, a izquierda y derecha, nos gobiernan para cometer sus tropelías, y la represión ya no les resulta necesaria. Es hoy el pueblo el que mataría a su representante si este se atreviera a sacar la televisión de sus hogares.

De nada serviría investigar quiénes son los verdaderos beneficiarios de esos 80 millones de euros, ni de otros muchísimos millones que se gastan en mejorarnos la vida. No serviría de nada porque nada importa realmente un comino. Somos jodidamente felices...

9 comentarios:

Sean dijo...

Sin palabras, Sir. Pa rematar la faena, transcribo, sin permiso de tu querida Elvira Lindo, su último desaguisado en el prestigioso El Pais:

"Educación.
No se desaliente: no tenemos la educación pública que quisiéramos (a pesar de la aireada campaña "ni un niño sin ordenador") pero usted puede enseñar a su hijo a no despreciar el conocimiento. No se desanime: es probable que la buena educación le haga sentir a su hijo como un raro en determinados ambientes, pero superados esos desajustes no habrá en el futuro estrés postraumático. No deje para otros lo que puede hacer usted; no tiene por qué esperar, por ejemplo, a que en los colegios se enseñe a comer saludablemente; sienta como una vergüenza personal que en un país mediterráneo como el nuestro haya niños obesos; actúe, no es tan difícil, se trata sólo de enseñarles a comer como Dios. No se acompleje; no pasa nada porque vigile de cerca a su hijo adolescente, se ha hecho toda la vida sin pensar que se atentaba contra ningún derecho fundamental. No tenga miedo a racionar la televisión. No tenga miedo a asomarse a la habitación de su hijo, no se trata de espiar sino de proteger. No quiera ser como su hijo, no se juvenilice, él necesita sentir que está guiado por adultos. No tema decirle que está en contra del botellón y de los encierros, es bueno que él sepa lo que usted los detesta. Y por supuesto, no se apunte a un encierro por acompañar al niño, ahí sí que está usted perdiendo la cabeza y adiestrándole en la brutalidad. Hágale saber que tiene deberes con la sociedad, y si no quiere usar la palabra "sociedad", por ser algo abstracta, hágale saber que tiene deberes con seres concretos. No se deje estafar por esta especie de catastrofismo que nos arroja a pensar que, como todo es un desastre, nosotros, individualmente, no podemos hacer nada. Su desánimo tiene un componente de imperdonable pereza: si ha tenido hijos, sea padre, sea madre. ¡Ejerza! La mejor herencia que podemos dejar en este mundo grosero es la buena educación."

Guay!!! Futurible Ministra, señora de Dios comiendo (el único que me suena que saborea a su prole es Saturno), por Dios bendito!!! La estulticia al poder!!!

Sir John More dijo...

Sí, Sean, tuve la fortuna de leer este clarividente artículo. Como dices, esta individua apunta para un carguito. Hay que tener poca vergüenza...

ana de la robla dijo...

Es que la Moreno es ... bueno, no lo escribo que igual me empluman. Me ha hecho gracia lo de "queremos que haya más jóvenes". Jajaja, ¿qué piensa, trasplantarlos de algún sitio? Buenísima, la moza. De todos modos, que yo sepa, eso se arregla follando sin condón. De lo demás... pues lo de siempre. Que vivimos en un país de chorizos indecentes e incultos que lo único que merecen es el cuchillo y que los corten en rodajas. Por cierto, genial la viñeta del Roto.

Fabia dijo...

Hola Sir, despues de todo lo leido poco me queda que decir, bueno si, algo que mi padre (hombre de izquierdas de los de antes y ya fallecido)decia refiriendose a "la nueva izquierda" y sindicatos: no os creais nada, estos nunca van a morder la mano que les da de comer, os comeran a vosotros.
Afortunadamente mi padre me enseñó muchas cosas ¡y sin ordenador !,
Buenas noches Sir.
Fabia.

Sir John More dijo...

Hija, Ana, qué directa te me pones. Yo, conociendo a muchos políticos, creo que les dolería, muchísimo más que el cuchillo, que les quitaran de sus perfumados culitos el sillón dorado, y que tuvieran que buscarse un trabajo en esta selva que ellos apenas pisan. Beso, salvaje de mis entretelas...

Ésa es otra, Fabia, todos aquellos (y aquellas) que, en momentos difíciles, y por sus hijos y por su gente, lucharon por un mundo mejor. Se nos morirían de nuevo si ahora vieran cómo estos embusteros dicen tener el testigo de la lucha por la libertad y la decencia. En fin... Un beso.

Lula Fortune dijo...

¡¡¡¡¡Relajarsus todos!!!!!

¿Para qué queréis que funcionen las relaciones con los padres? Vaya memez. ¿Y la calefacción en invierno? ¿es que no oíais a Gila? a los niños hay que mandarlos calientes de casa. ¡Cuánto vicio! Si los andaluces en materia de Educación sois casi como los catalanes :)


(Qué bueno, EL Roto, cada día me gusta más)

Besitos.

Sir John More dijo...

Bueno, vale, venga, pues hacemos como los espartanos (ahora en versión igualdad de género, por supuesto), pero queremos que en vez de Mar Moreno y Griñán nos gobiernen Leónidas y la mujer. ¡Ya basta de monstruos! Besos, espartana de pro.

Anónimo dijo...

Que si sr has dado en el clavo con estas letras, la moreno me pone negra y lacmpra de ordenador me suena a eso a chupachus para callar los gritos que no se contener, a mi tambien me da verguenza esta humanidad que me rodea sobretodo la tribu politica( que sufro diariamente) y ha la que haria pasar por unas buenas opoiciones antes de que pongan sus culitos enlos sillones del poder.

Sir John More dijo...

O mejor que pasen primero por uno de esos programas repugnantes de supervivientes o un gran hermano. Al menos que, antes de mofarse de nosotros, nos pudiéramos reír de ellos. Saludos.