martes, 12 de mayo de 2009

El próximo Nobel

alatriste

Con motivo de una lujosa reedición comentada de los libros, Juan Ramón Lucas, en la línea profundamente ilustrada de los tiempos, dijo esta mañana en Radio Nacional que las novelas protagonizadas por el Capitán Alatriste, de Arturo Pérez-Reverte, habían pasado a ser obras maestras de la literatura española, equiparables a El lazarillo de Tormes, a La Celestina e incluso a Don Quijote de la Mancha. Don Arturo, siempre tan discreto y humilde, al parecer comentó hace unos días que estas novelas habían sido precisamente las que le habían permitido ingresar en la Academia de la Lengua, y que se dio cuenta de lo que realmente valían cuando un taxista, que conocía perfectamente al personaje, le reconoció que no había leído sus libros. El Capitán ya no era suyo, sino de la gente. Imagino que se comparaba también con Don Miguel de Cervantes, vistas las muchedumbres que hablan del Quijote sin haber leído una sola página del libro. Propongo que el próximo Nobel se lo disputen Pérez-Reverte, la Rowling, Ruiz Zafón, Elvira Lindo, José María Aznar y el negro de Ana Rosa Quintana.

Nobeles

7 comentarios:

leo dijo...

Yo voto por el negro de Ana Rosa.
Pa habennos matao, sir.
(Viva Viggo Mortensen: yo también quiero que pertenezca al pueblo).

Carmen dijo...

Ay, sir, es que el gustirrinin de la vanidad debe hacer decir una de tonterías.
Pero si es verdad que somos lo que nos creemos, pues yo me pido ser Virginia Woolf.

Ruth dijo...

Lo que hay que oír...
Por cierto, me duele que metas a la Rowling en este saco (aunque coincido contigo, que una es friki pero no del todo).

ana de la robla dijo...

Vaya lista de tontos. Por diox, Sir, sé cauteloso, que todavía uno de estos gana el Nobel de verdad...

Por cierto, me uno a la petición de Leo sobre el amigo Mortensen...

Sir John More dijo...

Bueno, Leo, tanto como querer como tú que el amigo Mortensen pertenezca al pueblo... Yo para estos asuntos me quedaría con gente algo más fea, como Wall-E, o el protagonista de Ratatouille, o... ¡Ah, espera, que tú no estás hablando de cine! Ya, ya... Entonces me pido, mejorando lo presente, a la Rachel Weisz. Besos, cinéfila (:-p).

Querida Carmen, debe haber sido muy duro para un buen tipo (y en lo que sé, un buen periodista) como Pérez-Reverte haber soportado personalmente todo ese aluvión de alabanzas y premios. Recuerdo haberle oído decir que él no era un buen escritor, pero que lo pasaba bien y creía que escribía textos divertidos. Eso fue al principio, claro. Sí, la vanidad debe ser como el alcohol... Un beso medio vanidoso, medio alcohólico.

¿Querrás creer, Ruth, que pensé en ti justo después de escribir el nombre de esa mujer? Y me pregunté si valía la pena esa pequeña desazón que iba a producirte ver ahí a la madre de tu ídolo. Pero el fastidio que tu ídolo me produce, o más bien el que me provoca la parafernalia montada alrededor de él, y la seguridad de que tú sí sabes distinguir entre Pérez-Reverte o incluso Rowling, y Cervantes, Cortázar, García Márquez, Sánchez-Ferlosio o cualquier otro monstruo de la literatura, me empujaron a dejar el nombre de esta señora en la lista. Eso no quita para que sigas disfrutando con sus libros, claro. Faltaría más. Incluso tus historias suavizan mucho ese fastidio mío, de veras... Un beso.

Bueno, verás, Ana, soy un lector flojo y lento, así que mis opiniones literarias deben ser tomadas con mucho recelo, pero al último Nobel que he intentado leer es a Saramago, y aunque acabé alguno de sus libros hace muchos años, sin dislocarme, la verdad, ahora juraría que no es un hombre para Nobel. Me parece una persona lúcida, y como articulista no me parece nada malo, incluso bastante bueno, pero sus libros son, desde mi punto de vista, peroratas insoportables. He intentado leerme más de uno y no puedo. Tal vez la traducción de la mujer tenga algo que ver, porque no sé si será buena o no técnicamente, pero si ha transmitido a las traducciones ese carácter esaborío que la adorna, entonces entiendo por qué los libros me parecen infumables. Quiero decir que me da que el Nobel hoy día se lo dan casi a cualquiera... ¡Joder, se lo dieron a Cela! Y repito: dicho sea con todas las reservas. Besos, poeta.

T dijo...

Pues yo creo que Cela es uno de los que si merecen el desprestigiado Nobel pero repaso la lista de los últimos y es para echarse a llorar. Y eso sin contar todos los que no lo han recibido. Borges, por ejemplo.

Sir John More dijo...

Amiga T, a mí Cela no me gustó nunca como persona, y como literato, sin ser un mal escritor, tampoco me pareció nunca nada del otro mundo. Incluso, en libros como Pabellón de reposo bordó la mediocridad. En lo demás tienes toda la razón. Por supuesto, no habría bastantes premios para todos aquellos que lo merecen, pero hay figuras impresionantes que de forma patente lo merecieron mucho más que otros. Tal vez algún día acaben siendo lo que la gran mayoría de los premios literarios, un pasteleo de amigotes y empresarios...