martes, 29 de noviembre de 2016

Nocturnos (49)

241. Es temprano. Aún no ha aclarado del todo el crepúsculo. Allá adelante, en la penumbra, de espaldas, me llama la atención su paso majestuoso. Bambolea con elegancia una capa que cae hasta rozar el suelo. Sólo al acercarme un poco advierto que va envuelto en una vieja manta. Su paso es calmoso y solemne. Súbitamente, la manta se desliza de uno de sus hombros, pero la vuelve a colocar con ademanes distinguidos, como los de un tribuno romano. Ya cerca del hombre, entre el noble y refinado vaivén, noto la trayectoria insegura del borracho. Alza la mandíbula con arrogancia, como un prohombre paseando entre esclavos…

242. Siempre que el silencio sea posible y soportable, la sinceridad no tiene ningún sentido.

243. Sólo un enjambre ilimitado de universos entrelazados puede explicar la infinitud; sólo un laberinto de universos imbricados entre sí, distintos en tamaño y condición; sólo una extraordinaria multitud de nadas inestables que se infectan del tumulto y estallan.

Joaquín y JM en casitas 3bQuién sabe si cuando salta una pequeña chispa entre dos manos no hay, en la uña de uno de los dedos, una nada universal que sufre un big bang, comenzando así una oscilación prácticamente eterna de expansión y contracción. Dios no es necesario, Dios no aporta nada, Dios sólo sería preciso en un vacío aislado y estable, en la Nada perfecta, y al fin sólo desempeñaría el papel de perturbador, el de un chiquillo cruel que llena de agua un hormiguero. En cualquier caso, él mismo necesitaría un más allá. Dios nunca ha dejado de ser el sol que adoran los hombres primitivos.

244. Las zonas nemorosas: esa sensación de haber vuelto a un mundo inexplorado, a un mundo razonable, equilibrado, virgen, limpio, donde la vida y la muerte son realmente caras de la misma moneda.

245. Cuando dejamos de sentir la punzada de todos esos pequeños e inservibles misterios que nos rodean, la vida adelgaza hasta la pura mecánica.

6 comentarios:

trimbolera dijo...

Un abrazo.

Sir John More dijo...

Abrazos, Angelines.

Ozanu dijo...

Me ha gustado especialmente el 243, con el que coincido plenamente.

Sir John More dijo...

Suposiciones de un científico que no pudo ser, amigo Ozanu... Un abrazo.

Noite de luna dijo...

Me gusta el 245 por verdadero.

Echaba de menos los Nocturnos.

Besos

Sir John More dijo...

Quién sabe si pronto los tendremos en libro... Espero que todo vaya muy bien. Un beso, Lunita.